Es una posible situación de la piel que normalmente que da con mayor frecuencia en el ten inferior. Sucede mayormente por las diferencias de la piel y tejido subcutáneo en la mujer. 

La predisposición a sufrir celulitis es debida a múltiples factores; sexo, genética hormonal…produciendo alteraciones en metabolismo, tejido graso y bioquímica.

No es un problema específico del sobrepeso, ocurriendo en mujeres de delgadas también, aunque el incremento de tejido adiposo favorece esta condición debido a que este presiona la dermis y favorece los problemas linfáticos y vasculares  condicionando el flujo sanguíneo y bajada de temperatura localizada en la zona afectada .

Por norma general suele ser asintomática , pero puede darse en casos puntuales , dolor e incremento de la temperatura local.

Hay múltiples tratamientos para mejorar esta apariencia enfocados en 3 principales bases. 

Principalmente la microcirculación , reducir el edema y el aumento de la síntesis de colágeno.

Aún teniendo múltiples de opciones en el mercado , la evidencia científica es poco esperanzadora en sus hallazgos. Por lo contrario, muy pocos son los que muestran cambios significativos a corto plazo y lo peor es que muchos de estos tratamientos tienen una gran popularidad en el mercado, teniendo poca o ninguna evidencia de mejora de estos problemas. Por lo que deberían de regularse dichos tratamientos.

La pérdida de peso es el tratamiento más frecuente, que sí ha mostrado cambios, teniendo claros efectos al disminuir el volumen del adipocito, aunque en ciertas mujeres pueden llegar a empeorar visualmente debido a la laxitud de la piel a posteriori tras la pérdida de volumen.

Nos queda claro que es un problema muy complejo y con muchas variables , que genera un continuo debate en el ámbito científico.

El tejido conectivo se altera mayoritariamente por la presencia de estrógenos, que estos activan procesos que benefician la retención y el sistema linfático empeora su entorno debido a un cambio de presiones y a su vez comprime los vasos sanguíneos y provoca la hipoxia de los tejidos . 

A su vez las citoquinas inflamatorias producidas por los adipocitos también inducen a la síntesis del colágeno. Existe un alto grado de estrés oxidarivo en los tejidos afectados.

A parte de influenciar el tejido conectivo, el estrógeno tiene la función de crear la celulitis a través de sus acciones sobre el propio adipocito y sistema vascular. El adipocito aumenta la adipogénesis causando la hipertrofia de este , a causa de una mayor sensibilidad y expresión de los receptores anti lipolíticos alfa-2 adrenérgicos. 

El sistema vascular aumenta la permeabilidad del endotelio, lo que acaba incrementando el edema.

Los desórdenes en las hormonas sexuales generan anormalidades en la composición corporal y afectan sobre las acciones que regulan, es por ello que un hiperestrogenismo agrava la celulitis.

Se sabe que en las zonas más afectadas por la celulitis, los adipocitos son de mayor tamaño y no solo esto, se ha visto que en personas de alto porcentaje graso no solo se produce una hipertrofia, sino que también existe una hiperplasia , aumentado su número .

Tenemos un número determinado de adipocitos, nunca tendremos menos por medios naturales, pero sí podemos tener más . Esta hiperplasia es normal verla en obesos. 

Es muy importante mencionar aquí que el contenido de agua en el tejido graso es menor al 20% y este se localiza sobre un 16% o más extracelular y el resto intracelular; es decir, un 2-4% dentro del adipocito. Por lo tanto, anulemos teorías no demostradas de que el adipocito se llena de agua; pero sí que es cierto que el % de agua extracelular puede aumentar hasta el 50% cuando incrementa la cantidad de ácido hialurónico, que en la celulitis hay una sobreproducción de este, y forma un gel junto con el agua, por lo que no es edema de agua libre lo que se forma en los tejidos que pueda drenarse con facilidad por su alta viscosidad.

El adipocito se defiende ante el aumento del propio volumen, creando un entorno más rígido creando fibrosis en los tejidos y bloqueando la lipólisis, la cual ya previamente se veía entorpecida por la influencia del estrógeno. Esta fibrosis puede provocar inflamación, la cual entre otros aspectos negativos es la causante de la resistencia a la insulina en este tejido; a su vez puede ser la causante del deterioro de la microcirculación y del transporte linfático.

La fibrosis se ve favorecida por el aumento de estrés oxidativo en el tejido. Tratar la fibrosis no es fácil, o más bien, es muy complicado y por eso tratar de erradicar la celulitis es prácticamente imposible; a menos hoy en día.

-El tratamiento de la celulitis debe basarse en: 

1- destruir la fibrosis,

2- reducir volumen del adipocito, 

3- mejorar la producción de colágeno. 

La función del masaje como tratamiento es conseguir drenaje linfático y mejorar el retorno venoso en personas que tienen problema de edema o retención.Pero como hemos visto este edema imposibilita su evacuación, por lo que las mejoras que se han visto con los masajes son a corto plazo, aunque la estimulación mecánica hace que los fibroblastos produzcan más colágeno y nos viene bien de último paso tras haber atacado la fibrosis

IMPORTANTE SABER QUE: 

*Cualquier tratamiento debe ser secundario al estilo de vida saludable con entrenamiento incluido y sabiendo que no vamos a eliminar el problema, sino a mejorarlo y a evitar que exacerbe. El entrenamiento de resistencia como el de fuerza mejoran la celulitis mediante el control del peso, mejorando el flujo de sangre en la zona afectada, la lipólisis y aumentando la masa muscular. Estudios irán encaminados a concretar qué tipo de ejercicio, duración e intensidad son los más apropiados, pero se cree que un entrenamiento pliométrico o con saltos puede empeorar el problema al estimular mecánicamente mediante impacto a los fibroblastos.

*La flacidez puede dar origen a que la celulitis se note más, y es un problema que suele encontrarse a menudo en mujeres inactivas, asociado a la deficiencia de masa muscular entre otras cosas. La mejor solución es el entrenamiento de fuerza. La baja actividad física y el sedentarismo no solo facilita la acumulación de grasa, sino que empeora la microcirculación con lo que más votos a favor de la celulitis teniendo un estilo de vida inactivo.

*Respecto a la nutrición sabemos que debe de darse un aporte proteico suficiente, los carbohidratos de alto índice glucémico deben ser reducidos y al menos el 20% de los lípidos ingeridos deben ser poliinsaturados.

**Nos queda claro tras la evidencia científica que , para este problema tan complejo, la mejor solución es dieta saludable y entrenamiento combinado de resistencia y de fuerza; dando énfasis de este último y centrándose en el miembro inferior. 

-Muchas mujeres creen esto una batalla perdida ante tanto años con el problema, buscando soluciones a corto plazo e inadecuadas. 

Siempre recomiendo primero de todo informarse bien y saber los mejores pasos a seguir de la mano de un buen profesional cualificado, que no nos venda un método mágico. Éste cambio lleva tiempo y si nos ayudamos de algún tratamiento no invasivo, os he recomendado los únicos que tienen algo de evidencia, como comentamos anteriormente pero como principal tratamiento dieta y entrenamiento especifico a cada paciente.

NO obstante ,no es el mejor camino si lo tratamos únicamente de este modo.

La aceptación esta bien, pero siempre hay una mejora a la que nos podemos aferrar y trabajar para ello.

Leave a reply