Microbiota intestinal y salud, ¿sinónimos?

En estos días se habla mucho de este tema y a veces los conceptos no están del todo claros y nos genera confusión. Todos sabemos que el aparato digestivo es ese conjunto de órganos encargados de la digestión (de todo lo que comemos, lo bueno y lo que le cuesta más), y se encarga de absorber los nutrientes de esos alimentos para pasarlos a la sangre y ser utilizados por las diferentes células de nuestro organismo.

Proceso de la digestión

Esa digestión comienza en la boca con la masticación y continúa en la faringe, luego en el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y finalmente el ano, donde termina el proceso con la evacuación de los desechos a través de las heces.

La parte más importante del proceso de la digestión se produce en el intestino delgado, cuya parte interna está cubierta de microvellosidades. Estas son unas extensiones que aumentan el área de la célula y son útiles para las funciones de absorción y secreción. Forman la mucosa, encargada de absorber los nutrientes que han sido parcialmente digeridos a través de todo el tubo digestivo.

¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE LA MICROBIOTA Y LA DIGESTIÓN?

En todo este proceso participan unos bichitos microscópicos que se llaman bacterias. Las tenemos en la piel, la boca, el ombligo, la vagina, el oído y la nariz, el ano y por supuesto en el intestino, donde habitan formando nuestra microbiota junto a otra cantidad de microorganismos buenos y malos ( virus, parásitos, hongos….). Provienen del ambiente exterior de los alimentos que ingerimos, de nuestras mascotas…

Cada ser humano posee un conjunto diferente de bacterias determinadas al momento de nacer a través del canal de parto de la madre y de la leche materna.  Luego, ese conjunto va cambiando, volviéndose más rico o empobreciéndose según la dieta adoptada.  Muchas de ellas logran atravesar la barrera ácida de nuestro estómago, después la del intestino delgado y así pasan al colon, donde luchan por el alimento y el espacio.

Volviendo al intestino delgado y a los microorganismos que allí viven; la mucosa está compuesta por unas proteínas llamadas mucinas, y es la parte permeable del intestino que impide que los microbios lleguen al tejido humano. También se encarga de controlar que nutrientes se absorben y que tipo de respuesta inmunitaria debe activar para combatir los patógenos.  La mucosa absorbe nutrientes y sirve de casa, alimento y protección.

Las bacterias además nos aportan sustancias beneficiosas que nuestro organismo no puede producir sin su ayuda. Segregan sustancias antimicrobianas para impedir la colonización de microorganismos patógenos y nos ayudan a producir vitaminas que el ser humano no puede sintetizar, como la vitamina B y la K necesaria para la coagulación.

Además fabrican serotonina y dopamina,  neurotransmisores del cerebro que cumplen una importante función en nuestro estado de ánimo. No en vano se llama en estos días al intestino , “el segundo cerebro”.

Una microbiota saludable se caracteriza por la riqueza y variedad de las bacterias que la componen,  ya que de esta manera digerimos mejor todos los alimentos. Y es ahora cuando empezamos a vislumbrar la verdadera importancia de “comer sano” y variado.

Probablemente si las legumbres te dan gases, tengas pocas bacterias encargadas de digerirlas. Puedes comenzar a incorporarlas poco a poco y el problema desaparecerá.  Y si dejas de comer carne durante un tiempo,  es mejor volver a incorporarla poco a poco en la dieta,  ya que digerimos mejor los alimentos que estamos acostumbrados a comer.

Si llegaste hasta aquí, ya puedes imaginarte qué pasa cuando comemos demasiada comida basura e hidratos de mala calidad (dulces,  bollería,  chocolates,  ultraprocesados).  Pasa que las bacterias que no encuentran nutrientes de verdad, comienzan a comerse las mucinas que forman la capa mucosa de tu intestino y lo van inflamando y debilitando nuestro sistema inmunitario.

Poca fibra, ausencia o escasez de frutas, verduras y legumbres en la dieta , llevan a tus bacterias a la lucha por sobrevivir,  ¡como sea! Así que si debes nutrir la microbiota para poder disfrutar de una salud intestinal plena.

Si quieres empezar a cuidarte y entrenar con un objetivo claro ponte en manos de profesionales y consulta nuestros planes adaptados a las necesidades de cada usuario. Toda la información aquí o ponte en contacto con nosotros aquí

2 Comments

  • Mariano
    Posted agosto 2, 2021 6:57 pm 0Likes

    Excelente artículo y perfectamente explicado. Enhorabuena!

    • admin
      Posted septiembre 20, 2021 4:00 pm 0Likes

      Muchas GRacias!! seria de gran ayuda que lo compartieras !!!

Leave a reply