Es la que se produce por falta de un mineral muy importante que es el hierro.

El hierro es un nutriente esencial presente en todas las células del organismo y encargado de múltiples funciones. La mayor parte del hierro forma parte de dos proteínas que transportan el oxígeno para el metabolismo celular: la hemoglobina o pigmento rojo de la sangre y la mioglobina o proteína de las células musculares.

La disminución de la concentración de hemoglobina en el organismo, asociada generalmente a una disminución de glóbulos rojos, se traduce en un deterioro de la capacidad de transportar el oxígeno que deriva en la llamada anemia ferropénica

Además, el hierro es necesario para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario y para el desarrollo neurológico y embrionario. 

 

Hierro hemo y no hemo 

 

En los alimentos el hierro se encuentra en dos formas: hierro hemo, de origen animal y hierro no hemo, de origen vegetal.

El hierro hemo se absorbe mejor que el hierro no hemo y podemos encontrarlo en sangre, vísceras (hígado, riñones, corazón,etc), carnes rojas, aves y pescados.

El hierro no hemo se encuentra en leguminosas, frutos secos y algunas verduras. Se absorbe en muy pequeñas cantidades. La vitamina C o ácido ascórbico, favorece la absorción de hierro a nivel gastrointestinal.

 

Necesidades de hierro según la edad, el sexo y el estado fisiológico de gestación o lactancia .

 

Durante los primeros 6 meses de vida, las necesidades de hierro quedan cubiertas con el almacenado por el bebé y por el hierro que contiene la leche (materna o de fórmula ). A partir de esta edad , los alimentos de origen animal son la principal fuente .

 

Durante la infancia y la adolescencia los requerimientos aumentan para ayudar al crecimiento y desarrollo muscular, y en las adolescentes para cubrir las pérdidas que se producen durante la menstruación. 

 

Durante la gestación también aumentan las necesidades de hierro para hacer frente al mayor volumen de sangre y al crecimiento de tejidos (materno y del feto ). Si bien es cierto que las necesidades durante esta etapa pueden quedar compensadas porque durante el embarazo aumenta la absorción y no hay pérdidas menstruales , la deficiencia suele ser frecuente en este grupo, y esto conlleva a un mayor riesgo para la madre y el bebé.

En las embarazadas se asocia con el bajo peso al nacer y un incremento de la mortalidad perinatal.

 

Otro grupo de riesgo por bajas ingestas de hierro y mayores pérdidas en los entrenamientos son los atletas, por lo cual deben prestar atención a la dieta.

 

Causas y síntomas

 

Las causas principales de la anemia ferropénica pueden deberse a:

 

  • Una baja ingesta (en dietas vegetarianas estrictas por ejemplo).
  • Una mala absorción en el tubo digestivo (enfermedad celíaca, recección de estómago o intestino)
  • Mayores pérdidas en algún punto del organismo. (sangrado menstrual, sangrado digestivo).

 

Si no se aporta suficiente hierro en la dieta, las reservas van desapareciendo poco a poco hasta que aparece la anemia. Es una deficiencia nutricional muy común sobretodo en los grupos de riesgo que hemos mencionado. 

La anemia en niños está asociada con retardo en el crecimiento y en el desarrollo cognitivo, así como a una resistencia disminuida a las infecciones. Los efectos de la anemia en la infancia son irreversibles aún después de un tratamiento.

 

Los síntomas que produce la deficiencia de este mineral son: cansancio, palidez, irritabilidad, menor tolerancia al ejercicio y aceleración del ritmo cardíaco. Por lo tanto, antes de llegar a estos, debemos dar importancia y valor a una ingesta adecuada a través de una dieta variada y equilibrada.

Recuerda compartirlo si te a gustado esta información.

Leave a reply